La deportación es una herramienta que tiene el gobierno de los Estados Unidos para expulsar a los inmigrantes que ingresan al país incumpliendo las reglas de admisión o para aquellos que después de ingresar legalmente no cumplen con las normas establecidas en la constitución estadounidense.

Estar en un proceso de deportación no es final. Usted como inmigrante tiene derechos y herramientas para revertir los procesos de deportación en su contra:

1.Ciudadanía 

Ser ciudadano de los Estados Unidos es la mejor defensa a la deportación, porque las leyes de inmigración indican  claramente que los ciudadanos no pueden ser deportados.

Si está en un proceso de deportación y cree que puede convertirse en ciudadano de los Estados Unidos comuníquese con un abogado de inmigración lo antes posible para obtener la información sobre las 4 formas fundamentales de convertirse en ciudadano: ciudadanía por nacimiento, ciudadanía por derivación, ciudadanía por adquisición y ciudadanía por naturalización.

La ciudadanía le da a una persona el derecho de vivir y trabajar en los Estados Unidos; incluso si se le acusa de algún delito en el futuro podrá permanecer en el país.

2. Asilo / Retención de expulsión / Convención contra la tortura 

El asilo y las defensas relacionadas con la expulsión pueden estar disponibles para ciertos ciudadanos extranjeros que temen ser perseguidos en sus países de origen debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política y / o pertenencia a un grupo social en particular.

Asilo 

El asilo es para alguien que ha sufrido daño o teme daño en su país debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o por pertenecer a un grupo en particular.

Una petición de asilo debe hacerse durante el primer año de haber llegado al país o demostrar circunstancias extraordinarias si no lo hizo.

Si se aprueba su solicitud de asilo se le permitirá:

  1. a) permanecer en los Estados Unidos legalmente y conseguir un permiso de trabajo.
  1. b) Su cónyuge y sus hijos solteros menores de 21 años que estén en los EE.UU. también pueden conseguir el estado migratorio legal si los incluye en su solicitud de asilo.
  1. c) Si están fuera de los EE.UU., puede presentar la solicitud para que puedan venir legalmente a los EE.UU.
  1. d) Mas adelante podrá solicitar la residencia legal permanente y finalmente, la ciudadanía estadounidense.

Retención de deportación 

La retención de deportación es similar a la ayuda por asilo, pero  requiere una mayor demostración de peligro que una solicitud de asilo.

No tiene una limitación de 1 año para solicitarlo.

Al igual que con el asilo, no es elegible para la suspensión de la expulsión si ha sido condenado por un «delito particularmente grave».

La retención de deportación no le permite a un inmigrante:

  1. a) Convertirse en residente legal permanente o ciudadano estadounidense.
  1. b) Viajar internacionalmente.
  1. c) La petición de estatus derivado para familiares inmediatos.

Convención contra la tortura (CAT) 

La retención de expulsión según la Convención en contra de la Tortura (CAT) es un tipo de protección legal que algunas personas pueden obtener si demuestran que existe una gran probabilidad de que sean torturadas por el gobierno o por personas que trabajen para o con el consentimiento del gobierno si regresan a un determinado país.

Si se le otorga este tipo de protección, sólo significa que no podrá ser enviado al país donde pueda enfrentarse a la tortura pero sí puede ser enviado a otro país que esté dispuesto a acogerlo.

La retención según la Convención en Contra de la Tortura:

  1. a) No le otorga la residencia permanente.
  2. b) No le permite emigrar a su familia ni le lleva a conseguir la ciudadanía estadounidense.
  3. c) Asimismo, si las condiciones cambian en su país, de tal forma que el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) cree que ya no correrá peligro, puede comenzar un nuevo caso contra usted en la corte de inmigración para tratar de convencer al Juez de que debe ser expulsado.

 3. Ajuste de estatus 

 Estar en un proceso de deportación no es el final ya que en ciertas situaciones, una persona que está en proceso de deportación  puede ajustar su estado para evitar la deportación y obtener o volver a obtener una tarjeta verde.

Por ejemplo, la persona que ingresó a los Estados Unidos con una visa de visitante y se quedó más allá del período de estadía autorizado es deportable.

Sin embargo, si esa persona se casa con un ciudadano de los Estados Unidos, podría ser elegible para ajustar su estatus al de un Residente Permanente Legal, incluso si se encuentra en un proceso de deportación e incluso excedió su visa por varios años.

4. Salida voluntaria 

Para tener alivio a la deportación por medio de una salida voluntaria debe haber un acuerdo entre el inmigrante y un juez de inmigración.

La salida voluntaria debe solicitarse antes de que exista una orden de deportación en su contra y demostrar que el proceso de expulsión no obedece a delitos graves o razones de seguridad.

Una salida voluntaria no es irse sin avisar cuando ya se ha iniciado el proceso de deportación y sin tener un acuerdo de salida voluntaria porque lo que va a tener es una orden de deportación dictada en ausencia.

Es muy importante que si usted o algún conocido que se encuentre en proceso de deportación, está contemplando solicitar la salida voluntaria, se asesore con un abogado de inmigración antes de tomar cualquier decisión.

5. Exención de refugiados 

Los refugiados que tienen una condena penal y nunca solicitaron un ajuste de estatus para obtener una tarjeta verde pueden solicitar una exención de refugiado demostrando razones humanitarias por las que no debe ser deportado.

En su solicitud deben incluir: una declaración sobre por qué huyó de su país y el daño que enfrenta si es deportado, informes de derechos humanos que respalden su declaración y declaraciones de familiares y otras personas que conocen la situación.

Estas son  algunas de las herramientas con las que cuenta un inmigrante para evitar la deportación.

En Duque, Kelley and Associates, como abogados de inmigración ayudamos a nuestros clientes a que un proceso de deportación no sea el final de su sueño americano.

Nuestra experiencia es su mejor defensa.

Llámenos ahora al  305 436 0155.