1) Si está pensando ingresar a los Estados Unidos con una visa de no inmigrante con la intención de casarse con un ciudadano estadounidense o un residente legal permanente para solicitar un ajuste del estatus migratorio, tenga en cuenta que esto es considerado como una forma de fraude de visa.

Como consecuencia, y yéndole bien, es posible que tenga que regresar a su país de origen y empezar desde allá el proceso de solicitud; En el peor de los casos, podría negársele, por varios años, el ingreso a los Estados Unidos.

2) Si viene a los EE. UU. Como visitante y solo más tarde decide casarse, ese es un asunto diferente. Es decir, si ingresó a los EE. UU. Como visitante y luego conoció a alguien y decidió casarse, tiene la oportunidad de presentar un caso convincente de que no hubo fraude de visa y tener éxito con una solicitud de ajuste de estado.

Lo complicado de este caso es que se debe convencer al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) de que no había planeado el matrimonio desde el principio para obtener los beneficios de inmigración si no que es un matrimonio de buena fe.

El gobierno de los Estados Unidos se toma muy en serio los engaños de visa y si el oficial detecta algún indicio de fraude puede tomar la decisión de negarle la solicitud y enviarlo de regreso a su país de origen revocándole la visa existente.

Si su situación es creíble ante los ojos de inmigración, se le permitirá enviar una solicitud de tarjeta de residencia utilizando el procedimiento conocido como «ajuste de estado», lo que significa que no tendrá que abandonar los Estados Unidos durante todo el proceso de solicitud.

En cualquiera de los 2 casos, es muy importante que conozca y tenga en cuenta la regla de los 90 días.

¿Qué es la regla de los 90 días?

La regla de los 90 días es la regla de reemplazo a la regla de los 30/60 que con el mismo propósito está destinada a frenar el mal uso de las tarjetas verdes condicionales, que se proporcionan de forma temporal.

Es una herramienta analítica utilizada por los funcionarios consulares para evaluar casos indicadores de posibles fraudes y cuando corresponda remitirlos a la Detección de Fraude y Seguridad Nacional de acuerdo a los procedimientos existentes.

Ejemplo de la regla de los 90 días: 

Para entender mejor la interpretación de esta regla por parte de USCIS, tenemos el ejemplo de una persona que entra a los Estados Unidos con una visa de no inmigrante y en menos de 90 días decide casarse y pedir un ajuste de estatus.

Para empezar, inmigración presumirá que si su matrimonio tuvo lugar dentro de un corto tiempo de entrada a los Estados Unidos (tomando como referencia 90 días), el propósito de la entrada era casarse.

Las personas que ingresan con una visa, se casan y solicitan tarjetas de residencia sin prestar atención a la regla de los 90 días podrían terminar en serios problemas.

Sin embargo, es importante recordar que, si bien la regla de los 90 días les puede prender las alarmas a los oficiales de USCIS para presumir la tergiversación de intenciones, también permite a los solicitantes presentar evidencia de lo contrario.

Si un solicitante puede convencer al oficial de USCIS de que vino a los Estados Unidos sin tergiversar sus planes y que sus intenciones cambiaron genuinamente durante los 90 días posteriores a su llegada a los Estados Unidos, aún puede ser aprobado para una tarjeta verde. Si espera solo 30 ó 60 días, tendrá que lidiar con problemas de fraude de visa.

¿Qué sucede si pasan los 90 días? 

Después del periodo de los 90 días no habrá presunción de tergiversación.

Sin embargo esto no significa que su solicitud será aprobada, por lo tanto, si tiene un caso para demostrar referente a la regla de los 90 días ante un oficial de USCIS es mejor asesorarse por un abogado de inmigración para que pueda ayudarle a desarrollar correctamente las pruebas de su buena fe.

En las oficinas de abogados de inmigración de Duque, Kelley and Associates, nos hemos ocupado de casos difíciles y hemos ayudado a nuestros clientes a completar con éxito su proceso de ajuste de estado.

Consúltenos su caso llamando al +1 305 436 0155