Órdenes ejecutivas del presidente Biden

Enero 20 de 2020

El miércoles 20 de enero el presidente Biden firmó órdenes ejecutivas durante sus primeros minutos en la Oficina Oval el miércoles.
En su primer día en el cargo, el presidente Biden emitió 17 acciones ejecutivas para abordar las prioridades más apremiantes de su administración.

Según la Constitución de Estados Unidos, el poder legislativo (el Congreso) tiene el poder de promulgar leyes. La rama ejecutiva se encarga de aplicar y hacer cumplir esas leyes.

A veces el presidente puede funcionar como legislador en derecho propio mediante la emisión de una orden ejecutiva, aunque el Congreso generalmente interpreta esa autoridad más restrictivamente que el Presidente.

Las órdenes ejecutivas se emiten para ayudar a la rama ejecutiva a cumplir con sus obligaciones, y tienen fuerza de ley. La autoridad de una orden viene ya sea desde un poder otorgado al Presidente por la Constitución o del poder delegado al Presidente por el Congreso en una ley específica.

Al igual que las leyes adoptadas en la forma habitual: decretadas por el Congreso y firmadas por el Presidente; las órdenes ejecutivas pueden ser revisadas por los tribunales y pueden ser revocadas. También pueden ser sobreseídas por nueva legislación o nuevas órdenes ejecutivas.

Las órdenes ejecutivas son útiles cuando se necesita actuar con urgencia y pueden proporcionar dirección hasta que el proceso formal de legislar se produzca.

¿Qué pretende lograr Biden sobre inmigración y visas?

Con una orden ejecutiva, Biden ha reforzado el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia que protege de la deportación a los inmigrantes traídos a los Estados Unidos cuando eran niños, a menudo llamados Dreamers.

Trump buscó durante años poner fin al programa, conocido como DACA. La orden también pide al Congreso que promulgue una legislación que proporcione estatus permanente y un camino hacia la ciudadanía para esos inmigrantes.

Otra orden ejecutiva revoca el plan de la administración Trump de excluir a los no ciudadanos del conteo del censo, y otra anula una orden ejecutiva de Trump que impulsó esfuerzos agresivos para encontrar y deportar inmigrantes no autorizados. Sin embargo, otra orden bloquea la deportación de liberianos que han estado viviendo en Estados Unidos.

En un golpe a una de las primeras acciones de su predecesor para limitar la inmigración, Biden también puso fin a la llamada prohibición musulmana, que bloqueaba los viajes a Estados Unidos desde varios países predominantemente musulmanes y africanos.

Biden ha ordenado al Departamento de Estado que reinicie el procesamiento de visas para las personas de los países afectados y que desarrolle formas de abordar el daño causado a quienes no pudieron ingresar a los Estados Unidos debido a la prohibición.

Biden también detuvo la construcción del muro fronterizo de  Trump con México. La orden incluye una «terminación inmediata» de la declaración de emergencia nacional que permitió a la administración Trump redirigir miles de millones de dólares al muro. Dice que la administración comenzará «una revisión de cerca» de la legalidad del esfuerzo para desviar dinero federal para financiar el muro.