Fin al DACA

El proyecto Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), aprobado durante el gobierno de Obama se suspende.

El programa DACA beneficiaba a los dreamers, aproximadamente 800.000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos durante su infancia siendo indocumentados antes del 12 de junio de 2012.

El programa se creó, con el fin de darles más posibilidades a estos 800.000 jóvenes, les brindaba protección para no ser deportados y además les otorgaba bastantes beneficios, entre ellos está la permanencia en el país de manera legal aunque no contaran aún con el estatus legal, permiso de trabajo temporal renovable cada 2 años, seguro médico, identificación, licencia de conducción y número de Seguro Social.

El futuro de estos miles de jóvenes genera incertidumbre entre toda la población desde el martes 5 de septiembre cuando el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions anunció la cancelación del programa a petición del presidente Trump, que asegura que el proyecto DACA significa una amenaza para economía de Estados Unidos.

Miles de personas han salido a las calles; jóvenes, padres, entidades de protección a los derechos humanos a refutar la decisión del presidente Trump que está afectando a jóvenes soñadores «dreamers» que tenían una vida establecida en el país, pagaban impuestos como contribuyentes y ahora tienen un futuro incierto y se encuentran a la expectativa de la decisión tomada por el presidente estadounidense ya que quedan expuestos a ser deportados.

La suspensión del programa será efectiva en seis meses, a partir del 5 de marzo de 2018 exactamente. La comunidad está esperando que salgan a la luz algunas alternativas o posibilidades para regulizar la situación legal de los dreamers.