La administración del presidente Donald Trump enfrenta llamamientos  para liberar a miles de detenidos no violentos en medio de los crecientes temores de brotes de coronavirus en los centros de detención de inmigrantes.

El  presidente del Comité Hispano del Congreso (CHC), dijo:

«Los inmigrantes están organizando protestas pacíficas y huelgas de hambre por la preocupación por sus vidas y condiciones de detención deficientes».

El Comité  Hispano del Congreso (CHC) se ha unido a miles de profesionales médicos y grupos de derechos de inmigración para exigir que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE,  libere a todos los prisioneros de las cárceles de inmigración.

Varios solicitantes de asilo y  agentes de ICE han dado positivo por COVID -19, lo que genera temores por más de 37,000 inmigrantes encarcelados en instalaciones abarrotadas en todo Estados Unidos.

En Louisiana, las mujeres encarceladas en el Centro de procesamiento de ICE del sur de Louisiana, de propiedad privada, están aterrorizadas de haber estado expuestas a una persona enferma con el coronavirus.

Las mujeres mostraron letreros hechos a mano a una cámara de «visitación de video» que describe a una mujer ecuatoriana que trabajaba en la cocina a la que le dieron oxígeno y se la llevaron en una camilla después de presentar síntomas consistentes con COVID -19.

Mientras tanto, más de 80 prisioneros inmigrantes en el Centro de Detención del Noroeste en Tacoma, Washington, continuaron su huelga de hambre para protestar contra las condiciones dentro de las instalaciones privadas, exigiendo su liberación inmediata, reunificación con sus familias y visas humanitarias temporales.

Activistas por los derechos de los inmigrantes presentaron una demanda contra las autoridades estadounidenses para obtener la liberación de los extranjeros colocados en un centro de detención, quienes dicen están amenazados por el nuevo coronavirus.

La demanda fue presentada por la Organización de Derechos Civiles ACLU y el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes del Noroeste (NWIRP) ante un tribunal del estado de Washington, muy afectado por Covid-19.

El objetivo es obtener la liberación de los detenidos del campamento de Tacoma, cerca de Seatle, que están en alto riesgo de enfermarse gravemente o morir en caso de contaminación» por el nuevo virus, debido a su edad o condición médica.

No liberar a las personas vulnerables a la enfermedad pone en peligro la vida de todos en el centro de detención, incluida la de los guardias, pero también de la comunidad en general.

Es un llamado a liberar a todas las personas no violentas detenidas por violar las leyes de inmigración.