Los solicitantes de asilo y los refugiados son dos grupos distintos de personas que han huido de su país en busca de seguridad en países vecinos.

Estos dos grupos de personas, en la mayoría de los casos, se confunden como si fueran lo mismo; los dos tienen mucho en común, pero  de hecho hay diferencias importantes entre los solicitantes de asilo y los refugiados en Estados Unidos:

Si solicitan protección desde el extranjero y se les otorga protección, se les considera refugiados.

Si solicitan protección desde el país de destino y se les otorga protección, se les considera asilados.

¿Quién es un refugiado?  

 Un refugiado es una persona que ha huido de su país de origen y no puede o no quiere regresar debido a un fundado temor de ser perseguido por su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión política.

El proceso para obtener la condición de refugiado puede durar años, lo que obliga a muchos solicitantes a esperar en el extranjero, a veces,  en campos de refugiados con condiciones de vida peligrosas.

A los refugiados no se les permite ingresar a los Estados Unidos hasta que su solicitud haya sido aceptada y hayan sido autorizados para viajar.

¿Quién es un solicitante de asilo?  

Un solicitante de asilo es también alguien que busca protección en Estados Unidos frente a los peligros de su país de origen.

Sin embargo, los solicitantes de asilo deben solicitar protección ya estando en el país, lo que significa que deben llegar o cruzar la frontera para poder presentar la solicitud.

Si finalmente se acepta su solicitud, el solicitante de asilo recibe el estatus de asilado, lo que le otorga alivio de la deportación y el derecho a trabajar legalmente en los EE. UU.

Los asilados no tienen los mismos derechos que los refugiados una vez en los EE. UU. 

Los refugiados: 

Los refugiados deben recibir los mismos derechos y ayuda básica que cualquier otro extranjero que sea residente legal, incluida la libertad de pensamiento, de movimiento y la protección contra la tortura y el trato degradante.

Tienen ciertos derechos y acceso a asistencia, tales como:

Préstamo para viajar a los EE.UU.

Elegibilidad para asistencia médica y en efectivo

Apoyo sin fines de lucro de trabajadores sociales para encontrar  viviendas seguras y aprender inglés.

Tan pronto como llegan, los refugiados pueden obtener un permiso para  trabajar legalmente.

También tienen derecho a presentar solicitudes para que los miembros de su familia que aún se encuentran en el extranjero se unan a ellos.

Si desean viajar fuera de los Estados Unidos deben obtener un documento de viaje para refugiados para poder regresar al país.

Después de un año en los EE. UU., los refugiados pueden solicitar tarjetas verdes, también conocidas como residencia permanente legal.

Cuatro años después de obtener una tarjeta verde, pueden solicitar convertirse en ciudadanos estadounidenses.

Los solicitantes de asilo:  

Una de las diferencias importantes entre los solicitantes de asilo y los refugiados  en Estados Unidos es que  al tener una solicitud pendiente de asilo  las personas no pueden trabajar.

Solo pueden solicitar permiso para trabajar si han esperado más de 12 meses para una decisión inicial sobre su solicitud de asilo o para una respuesta a una nueva solicitud de asilo.

No califican para beneficios públicos. Por lo que normalmente no tienen acceso a programas como cupones de alimentos y Medicaid.

Pueden ser elegibles para recibir ayuda de parte de organizaciones en su área que son financiadas por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés). Los servicios pueden incluir:

  • Asistencia financiera
  • Asistencia médica
  • Preparación para empleo y colocación en empleo

Al igual que los refugiados, los asilados tienen derecho a presentar solicitudes para que los miembros de su familia que aún se encuentran en el extranjero se unan a ellos.

Las leyes de inmigración de Estados Unidos permiten a los asilados  solicitar la residencia permanente legal después de haber estado físicamente presentes en Estados Unidos durante al menos un año desde que se le otorgó el asilo.

Siendo residente permanente, se puede solicitar la ciudadanía después de cuatro años.

Al igual que los refugiados, los asilados tienen derecho a permanecer en los Estados Unidos por un período indefinido hasta que sea seguro regresar a su país de origen.

¿Se puede deportar a los asilados o solicitantes de asilo?  

Una vez que se les otorga el estatus legal, los asilados generalmente están protegidos de la deportación. Sin embargo, la amenaza de deportación sigue siendo una posibilidad.

Los solicitantes de asilo pueden ser deportados mientras buscan protección si hacen cosas que los descalifican. Una persona puede ser descalificada por cometer un delito grave.

Si usted es una persona que siente temor de estar en su país de origen  y necesita protección tenga en cuentas las diferencias importantes entre los solicitantes de asilo y refugiados en los Estados Unidos para saber cuál debe su petición ante el gobierno Norteamericano.

En Duque, and Associates, PLLC, como abogados de inmigración  brindamos toda la orientación y acompañamiento en solicitudes de asilo, residencia permanente, ciudadanía y demás tramites migratorios.

Llámenos ahora al 305 436 0155.